Un baño accesible (1)

Baño accesible …poder tenerlo en nuestra vivienda es una de las tareas más necesarias pero al mismo tiempo más delicadas a la hora de adaptar una casa para personas mayores o con algún tipo de problema de movilidad.

Qué tipo de minusvalía tiene esa persona?

Para empezar hay que plantearse bien qué tipo de minusvalía tiene la persona que vaya a dar uso del baño. No todos los tipos de discapacidad requieren las mismas prestaciones a la hora del aseo personal. Debemos distinguir entre una discapacidad visual, donde el contraste de colores es el requerimiento prioritario, de una baja movilidad que puede tener diferentes grados; no es lo mismo adaptar el baño para una persona anciana, que para un enfermo con una movilidad muy reducida o para uno que necesite asistencia de otra persona, donde debemos pensar los espacios para dos personas.

Hay que pensar a medio-largo plazo necesitada de silla de ruedas, no tendrá las mismas necesidades que una persona mayor o una con problemas de visión; la amplitud de la habitación, altura de los elementos, la anchura de las puertas…

Vamos a ver cuáles son los principales puntos a tener en cuenta antes de iniciar la reforma de esta espacio para hacerlo accesible y proporcionar calidad de vida a cuantas personas residen en esa vivienda.

Elementos de un baño accesible:

Puerta de acceso

Debe tener un ancho mínimo de 80cm y debe abrir hacia afuera para evitar que el usuario pueda quedar atrapado dentro. Lo ideal es poner una puerta corredera, así ahorrarás espacio y será más fácil de usar. El interior debe ser espacioso, pudiendo inscribir en la estancia un círculo de 150cm de diámetro al menos hasta 70cm de altura, para que la silla de ruedas pueda girar con facilidad.

Aparatos sanitarios

…se diferenciarán cromáticamente del suelo y de las paredes. Es preferible que el suelo sea de color y uniforme para distinguir fácilmente los objetos que caigan en él.

Inodoro, la altura del asiento estará comprendida entre 45 cm y 50 cm coincidiendo con la altura del asiento de la silla de ruedas, a fin de facilitar al máximo la transferencia. El inodoro de tipo mural permite un mayor acercamiento de los reposapiés de la silla de ruedas, y además puede instalarse a la altura deseada. De no instalarse un inodoro especial, los inodoros convencionales de tipo columna convencional alcanzarán la altura necesaria mediante una meseta de fábrica o similar, ceñida a la base del aparato, o bien con un alza sobre el asiento.

  • Si está a demasiada altura… al sentarnos los pies nos quedaran colgando y eso en personas mayores o con problemas de movilidad genera un peligro de estabilidad. Bajar el nivel de altura del WC o instalar asideros o barras abatibles/fijas para que el usuario pueda obtener un punto de apoyo tanto para incorporarse como para sentarse.
  • Demasiado bajo …el esfuerzo que se tiene que hacerse para incorporarse y para sentarse es mayor y si no tenemos ningún elemento que nos ayude o facilite ese esfuerzo, aumenta el grado de inestabilidad y peligro. Instalar unos asideros o barras abatibles o fijas que sirvan como punto de apoyo para el usuario. Aumentar la altura mediante elevadores de WC (tapa, apoyabrazos, asiento acolchado, estructura inclinada…).

Se colocará de tal forma que la distancia lateral mínima a una pared o a un obstáculo, medida desde el eje del inodoro, esté comprendida entre 95 cm y 105 cm, para garantizar un ancho libre de 80 cm. El espacio libre lateral tendrá un fondo de 75 cm hasta el borde frontal del aparato para permitir las transferencias a los usuarios de sillas de ruedas.

Ya hemos mencionado las barras de apoyo. La que esté en el lado en el que se realiza la transferencia ha de ser abatible, la otra puede ser fija. Muchas de estas barras hacen a su vez de accesorios de baño: portarrollos, toallero. Se colocarán aproximadamente a unos 35cm del eje del inodoro, y a una altura de unos 70-75cm desde el suelo.

La ducha. El suelo, a ser posible, continuo con el del recinto y sin pendientes o menores al 2%. Cuando reformamos el baño a veces esto no es posible debido al escaso espesor del suelo existente. En este caso podemos colocar un plato extraplano y una rampa antideslizante que salve los centímetros de altura del plato.

Superficie antideslizante tanto en seco como en mojado.

Se dotará de asiento fijado a la pared, abatible y con respaldo, situado a una altura comprendida entre 45 cm y 50 cm. La profundidad de este asiento será suficiente como para permitir la limpieza de la espalda.

Las dimensiones de la ducha será de 135x135cm. En aquellos casos en los que la persona necesita la ayuda de un cuidador, las dimensiones se aumentarán hasta los 235x235cm.

En las duchas se instalará una barra de soporte vertical en la que se puede colocar la teleducha, a una altura no mayor de 140cm, y una barra horizontal a unos 75cm de altura para ayudar en las incorporaciones. Del eje del asiento de la ducha a la barra, habrá una distancia comprendida entre 35 y 40cm.

El lavabo de un baño accesible no debe llevar pedestal, quedando una altura libre por debajo de el de 70cm para facilitar la aproximación de una persona en silla de ruedas. Es conveniente que se pueda regular su altura e inclinación; existen sistemas para regular su altura de manera mecánica, eléctrica o mediante sensores de infrarrojos. El borde superior del lavabo no debe superar los 85 cm de altura. Los accesorios se situarán al alcance del usuario, a una altura comprendida entre los 70 cm y 120 cm.

Los espejos serán regulables en ángulo o tendrán una inclinación de unos 10º, para permitir la visión a las personas usuarias de sillas de ruedas.